Aguacates más caros con el nuevo TLCAN

Para los consumidores en EEUU, los aguacates, especialmente la variedad Hass, es imprescindible

Aguacates más caros con el nuevo TLCAN

Aguacates más caros con el nuevo TLCAN

EEUU. – Un día, un aguacate cuesta 1,5 dólares. Al día siguiente, cuesta el doble. Y esta semana, apenas unos días después de los descuentos en Whole Foods, el precio del aguacate al por mayor alcanzó un nuevo récord.

Si piensa que los precios son impredecibles ahora, algunas empresas productoras piensan que podrían empeorar mucho más, dependiendo de cómo renegocie la administración Trump el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Los estadounidenses están acostumbrados a comprar la fruta y hortalizas que quieren cuando quieren, gracias en gran medida a las importaciones de México. Los aguacates, especialmente la variedad Hass, es imprescindible.

“Los árboles de aguacate son realmente caprichosos”, explicó Steve Barnard, director ejecutivo de Mission Produce, un importante distribuidor americano. “No les gusta ni demasiado calor ni demasiado frío. El sur de California es el único lugar donde se puede cultivar Hass en los Estados Unidos debido al clima, la temperatura, el suelo y todo lo demás”.

En Florida hay demasiada humedad, dijo, aunque la variedad de piel verde, poco popular, puede cultivarse allí. California, durante su temporada de primavera y verano, se ha quedado prácticamente sin espacio para más árboles debido a la urbanización y el precio del terreno. En teoría, se podrían utilizar las plantaciones de cítricos, pero eso es arriesgado, dijo Barnard, ya que los árboles de aguacate son muy susceptibles a las heladas y al calor y alternan, tienen una cosecha fuerte seguida de una ligera.

Por suerte, en invierno, cuando California no cultiva, México todavía lo hace. Suministra entre el 75 y el 80 % de todos los aguacates que comen los estadounidenses; el resto proviene de Perú, Chile, República Dominicana y California. Y los estadounidenses comen muchos aguacates, el año pasado comieron más de 7 libras per cápita, según una carta enviada por nueve empresas de aguacates al representante comercial de Estados Unidos. En 1996, el año antes de que México tuviera acceso al mercado estadounidense, consumieron solo una libra per cápita.

Incluso con las importaciones mexicanas, los precios fluctúan. Las reglas regulares de la oferta y la demanda todavía se aplican, y algunos factores como el tiempo y la mano de obra afectan la oferta. “En las últimas semanas, la demanda de aguacates ha sido más alta que la oferta, por lo que los precios han aumentado”, dijo la Junta de Aguacate Hass en un comunicado por correo electrónico.

Pero esto no ocurre solo en los Estados Unidos; la demanda también crece en China y en Europa. “El clima ha contribuido a retrasar el cultivo de aguacate de México, lo que ha creado una brecha en la oferta cuando la demanda es alta, lo que ha derivado en precios más altos”. Y en octubre de 2016, Barnard señaló que los compradores vieron un repentino aumento en el precio cuando los productores mexicanos entraron en huelga.

Pero, incluso cuando el precio del aguacate alcanzó su máximos récord, un grupo de ocho empresas de fruta y verdura predijeron que podría subir aún más, dependiendo de si la administración Trump, al renegociar el TLCAN, cambia las reglas sobre los derechos antidumping y compensatorios. Juntas, tales obligaciones tienen como objetivo proteger a los productores estadounidenses de competidores extranjeros que venden productos en los Estados Unidos por menos que el costo de producción, a veces con subsidios de sus propios gobiernos.

Algunos productores estadounidenses, como los de tomate en Florida, quieren facilitar la imposición de estos derechos; a diferencia de los productores de California, cultivan todo el año y ven a los productores mexicanos como una competencia desleal. Los ocho oponentes, entre ellos Mission Produce y Driscoll’s Berries Inc., dicen que cualquier cambio podría abrir una caja de Pandora de las obligaciones transfronterizas, con México vengándose imponiendo sus propias obligaciones.

“Una vez que se establezcan los aranceles estacionales para los tomates, por ejemplo, México o Canadá pueden iniciar sus propios aranceles para una amplia gama de productos agrícolas de los Estados Unidos, iniciando un ciclo de ojo por ojo que podría limitar el comercio”, escribió la coalición en una carta dirigida al Secretario de Comercio, Wilbur Ross; al representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer; al Secretario de Agricultura, Sonny Perdue y a Gary Cohn, Director del Consejo Económico Nacional. La oficina de Lighthizer no respondió inmediatamente al correo electrónico.

En el mundo de la agricultura, dicen las empresas, donde los productos con carácter estacional y perecedero afectan la disponibilidad, los productores a veces bajan los precios por debajo del costo, para no tener que vender su mercancía a los procesadores por menos, o incluso tirarla. Para ellos, solo la amenaza de las investigaciones federales podría mantener los productos fuera de los estantes de los Estados Unidos. “Todo el mundo va a estar preocupado por las demandas antidumping”, dijo Soren Bjorn, presidente de Driscoll’s of the Americas, que cultiva muchas de sus berries en México.

Al igual que otras empresas productoras, Driscoll’s a veces vende por debajo del costo, pero dijo que la modificación de la disposición actualmente en discusión podría ponerles en dificultades. “Si nosotros como empresa, tenemos que preocuparnos por vender el producto por debajo del costo total, lo único que podemos hacer es sacar el producto del mercado “antes que tener que enfrentar la amenaza de las obligaciones, dijo. “Entonces los costos [para los consumidores] subirían”.

Barnard se hizo eco del sentimiento. “Tenemos algo que funciona para todos”, dijo, refiriéndose a las actuales reglas del TLCAN. “Pero si nos metemos en una pelea de ojo por ojo [con productores mexicanos], ¿dónde terminaremos? El consumidor es el que va a terminar pagando las consecuencias.

Con información de Bloomberg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *