br>

Costa Rica es líder mundial en prácticas agrícolas ambientalmente sostenibles

El país es también el primer productor mundial de piñas ‘ávidas de fertilizantes’

Costa Rica es líder mundial en prácticas agrícolas ambientalmente sostenibles

Costa Rica es líder mundial en prácticas agrícolas ambientalmente sostenibles

Costa Rica. – El Índice del Planeta Feliz clasifica a Costa Rica como el primer productor mundial de prácticas respetuosas con el medio ambiente, y el país es también el primer productor mundial de piñas ‘ávidas de fertilizantes’.

Con la ayuda del OIEA y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los expertos costarricenses están explorando el uso de la tecnología nuclear para ayudar a los productores a cultivar la fruta y otros cultivos de manera más eficiente y ecológica.

Están probando como un nuevo tipo de aditivo en el suelo puede ayudar a reducir el uso de pesticidas y fertilizantes, así como las emisiones de gases de efecto invernadero.

“La mayoría de los productores aplican más fertilizantes y pesticidas de los que las piñas necesitan, y gran parte de estos se pierden en la atmósfera como gases de efecto invernadero o contaminan ríos y aguas subterráneas”, dice Cristina Chinchilla, científica en agronomía del Centro de Investigación de Contaminación Ambiental de la Universidad de Costa Rica (CICA)

Expertos del CICA están trabajando con el OIEA y la FAO para emplear el biocarbón, un material rico en carbono fabricado a partir de residuos naturales. En otras partes del mundo, el biocarbón ha demostrado poder mejorar la fertilidad del suelo, al tiempo que ha ayudado a reducir el impacto negativo de los productos químicos en el medio ambiente.

Piñas y biocarbón
Costa Rica genera más de 10 millones de toneladas de residuos de piña como subproducto por cosecha, cada 18 meses, por lo que el equipo de CICA decidió utilizar estos residuos para producir biocarbón.

Puede interesarte  El desafío de proteger a las abejas

La reducción de los residuos de piña es especialmente importante, comenta Chinchilla, porque éstos generan un terreno fértil para la ‘mosca del establo’, una plaga de insectos que está devastando el ganado.

A través de un proyecto de cooperación técnica del OIEA que comenzó el año pasado, los expertos de CICA están utilizando técnicas de derivados nucleares para evaluar los beneficios del biocarbón. Muelen los residuos de plantas de piña para producirlo, para que los agricultores los utilicen en su suelo. Luego aplican pesticidas etiquetados con un isótopo radiactivo, el carbono 14 (14C), en parcelas de tierra, lo que les permite seguir el comportamiento de los pesticidas. Con esta técnica también pueden descubrir si el biocarbón ayuda a que el suelo almacene más carbono, reduciendo las emisiones de CO2.

Los expertos de CICA también usan fertilizante etiquetado con un isótopo estable, nitrógeno 15 (15N), para supervisar su ruta. Con esta técnica, planean ver si las plantas de piña pueden absorber fertilizante de una manera más eficiente cuando se plantan en un suelo rico en biocarbón (ver infografía arriba).

La reducción del uso de fertilizantes también puede ayudar económicamente a los agricultores.

“Los fertilizantes y los pesticidas son caros”, dijo Donald González, productor de piña en Pital, al norte de Costa Rica, en cuyo campo probarán el biocarbón. “A veces tenemos que elegir: cuidar las plantas o que la familia coma”.

Impulsado por un creciente movimiento medioambiental y por la presión de los consumidores occidentales, Costa Rica ha establecido fuertes regulaciones para los productores de piña, prohibiendo ciertos productos químicos y promoviendo prácticas sostenibles. La posibilidad de reducir el uso de fertilizantes y plaguicidas, a la vez que los agricultores pueden seguir ganándose la vida cultivando los productos que los consumidores exigen, es el equilibrio que todas las partes están buscando.

Puede interesarte  Tecnología para cría de gusanos comestibles

Con información de International Energy Agency

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *