Londres, primer país con granja urbana subterránea y orgánica

‘Underground Growing’ utiliza sistemas hidropónicos e iluminación LED para producir una amplia gama de verduras y hierbas orgánicas

Londres, primer país con granja urbana subterránea y orgánica

Londres, primer país con granja urbana subterránea y orgánica

Londres. – La primera granja urbana subterránea del mundo está en Londres, y fue construida en los antiguos túneles de la Segunda Guerra Mundial que corren debajo de la ciudad, donde se practica la agricultura orgánica-ecológica, obedeciendo a la tendencia de los consumidores por los productos orgánicos. Estos cultivos son respetuosos del medio ambiente.

‘Underground Growing’ utiliza sistemas hidropónicos e iluminación LED para producir una amplia gama de verduras y hierbas, incluyendo apio, perejil, rábano y mostaza. El cultivo se realiza sin pesticidas – los resultados tras 18 meses de investigación y preparación – dieron como resultado un diseño que permite producir cultivos con la menor cantidad de gasto de energía posible.

Los productores afirman que los cultivos hidropónicos y el sistema de riego mediante “bucle” requiere un 70 por ciento menos de agua que el cultivo a campo abierto. Además, la granja orgánica subterránea produce cultivos durante todo el año, sin embargo el mayor acierto de “Underground Growing” es la capacidad por metro y su ubicación.

Bajo la ciudad de Londres, en el área urbana de Clapham al sur-oeste, los partidarios del proyecto afirman que serán capaces de ofrecer productos “de la granja a la mesa” en menos de cuatro horas, y todo ello sin el impacto ambiental habitual de transporte en las autopistas de Inglaterra. La granja no sólo será la primera en suministrar restaurantes locales a través de la distribución de mercado, sino que también proveerá directamente al público.

Los cultivos orgánicos subterráneos utilizan refugios antiaéreos de la Segunda Guerra Mundial, pertenecientes a 12 plantas situadas bajo tierra que fueron diseñadas originalmente para dar cobijo a 8.000 londinenses durante los ataques aéreos. La profundidad de la instalación proporciona ahora el aislamiento necesario para contribuir al crecimiento de los cultivos durante 52 semanas al año, con una temperatura constante de 16 grados centígrados.

Además de dar nueva vida a un espacio vacío, preexistente, ejemplifica la tendencia en la agricultura del siglo 21, gracias a algunas ideas de agricultura de alta tecnología.

También en 2016 Japón avanzó en su granja de interior más grande, que llegará a ser hasta 100 veces más productiva que los campos al aire libre. Y un nuevo desarrollo fue anunciado en Nueva Jersey donde transforman una fábrica de acero en la granja vertical más grande del mundo. Se espera que esta planta produzca hasta 1 millón de kilogramos de productos libres de pesticidas al año.

Con información de Science Alert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *