br>

Maíz de calidad para unas buenas tortillas

En el territorio mexicano crecen 64 razas distintas de maíz, de las cuales 59 son nativas

Maíz de calidad para unas buenas tortillas

Maíz de calidad para unas buenas tortillas

México. – De acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), en el territorio mexicano crecen 64 razas distintas de maíz, de las cuales 59 son nativas y cinco también se dan en otros países latinoamericanos. Tal diversidad se refleja en los usos gastronómicos de cada una de las razas; algunas son ideales para elaborar tortillas y gorditas, mientras que otras son para hacer palomitas o pozole.

Sin embargo, a pesar de ser una nación de maíz, “México se convertirá en el principal importador de este grano en el mundo, superando a Japón, que por casi 60 años se mantuvo como el mayor dependiente de ese cereal”, apuntó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos en diciembre del año pasado.

Lo que preocupa, además del abandono del campo, es la calidad del maíz que se importa y el que se cultiva incluso en territorio mexicano.

El ejemplo más cotidiano de la mala calidad del maíz que llega a las mesas mexicanas son las tortillas industrializadas elaboradas con maíces modificados genéticamente, con harinas y sin atender el proceso ancestral que identifica a una tortilla fabulosa y bien hecha: la nixtamalización.

Este proceso es la cocción a fuego lento de los granos de maíz en una solución de agua con cal o ceniza, que posteriormente se deja enfriar toda la noche. Mediante esta cocción y remojo ocurren diversos cambios químicos en los granos, que ya están listos para transformarse en masa.

Las tortillas de masa nixtamalizada son fuente de calcio, fósforo, hierro, zinc, calorías, fibra y proteínas, así como de vitaminas B1, B2 y B3. La nixtamalización aumenta hasta 30 veces la cantidad de calcio en las tortillas y hace que las proteínas, junto con la vitamina B3, se absorban mejor y más rápidamente.

Recientemente, unas 60 organizaciones civiles conformaron la Alianza por Nuestra Tortilla, la cual impulsará acciones para promover el consumo de la tortilla de maíz nixtamalizada y exigir al Estado que fomente una agricultura justa que abastezca a los campesinos con maíces nativos.

“Este es el principal propósito de la iniciativa: lograr que todos los mexicanos tengan acceso a las mejores tortillas a los mejores precios, que sea un derecho”, señalan los integrantes de la Alianza.

Entre las acciones que impulsarán organizaciones e instituciones educativas está el lanzamiento de una campaña de comunicación que incentive el consumo de la buena tortilla, la realmente nutritiva, entre las nuevas generaciones.

Además, la creación de un registro actualizado de razas y variedades de maíz, acompañado de sus usos tradicionales. ¡Imaginen un catálogo de tortillas en el cual podamos consultar su calidad, sus colores, texturas, tamaños, sus procesos de nixtamalización, sus ventajas! Este catálogo se elaboraría en colaboración directa con las comunidades con el objetivo de visibilizarlas.

Y aunque aún no existe evidencia científica de que los transgénicos son negativos para la salud humana, la Alianza pide la realización de estudios relacionados con transgénicos en el maíz (en las tortillas, específicamente) y su posible afectación a la población y al medio ambiente.

Para animar a los consumidores a comer buenas tortillas de maíz nixtamalizado, la Asociación de Consumidores Orgánicos –que también forma parte de la Alianza- creó un mapa de tortillerías y puntos de venta en México que nixtamalizan el maíz. El mapa es colaborativo, por lo que los usuarios pueden añadir los nombres y las ubicaciones de los sitios que venden buenas tortillas.

¿Cómo reconocerlas? La Asociación de Consumidores Orgánicos recomienda identificar los tres ingredientes de la tortilla 100 por ciento nixtamalizada —maíz, agua y cal— y dialogar con quien las hace para conocer si realizan este proceso.

Con información de Newsweek en español

Puede interesarte  Mejores empleos mediante agricultura sostenible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *