br>

Transforman residuos de pesca artesanal en alimento y abono

Los residuos son una fuente de aminoácidos que puede ser utilizada en las dietas de animales y/o como abono orgánico en la agricultura

Transforman residuos de pesca artesanal en alimento y abono

Transforman residuos de pesca artesanal en alimento y abono

Guayaquil. – La Universidad Católica de Santiago de Guayaquil (UCSG) acondicionó una planta procesadora para transformar los desechos de pescado en un producto sustentable. Los resultados son positivos, se logró una fuente de aminoácidos que puede ser utilizada como sustituto de la harina de pescado en las dietas de animales y/o como abono orgánico en la agricultura.

La investigación estuvo enfocada en determinar formas sustentables para el procesamiento de los desechos de la pesca, especialmente de las vísceras. Tradicionalmente estos desechos se han convertido en harina de pescado, en donde se desvirtúan elementos importantes como las enzimas y se produce un producto de menor calidad en comparación a lo que se podría obtener si no se cocinan sus desechos, sin secarlos y sin molerlos.

El proceso utilizado es de síntesis enzimática para la hidrolización y preservación de la proteína presente en los desechos de la pesca convirtiéndolos en un producto mucho más asimilable por las plantas y los animales, como son los aminoácidos. En esta investigación la idea central es aprovechar los desechos de los recursos pesqueros y lograr que a través del uso de una tecnología sustentable no se dejen de lado productos que son valiosos y que se pierden en el proceso de elaboración de harina de pescado.

En ese sentido, lo que se hizo en la UCSG fue acondicionar una planta procesadora para realizar este proceso a nivel industrial y determinar si el producto cumple con los requerimientos y normativas establecidas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para lograr un producto con una mejor calidad nutritiva.

Puede interesarte  EEUU anuncia nuevas normas para productores orgánicos

Uno de los retos a los que se enfrentó el equipo de investigación fue evitar que los desechos se pudran durante el transporte; para ello, se usó un preservante que fue el resultado de un proceso enzimático en el que se usó ácidos orgánicos con características adecuadas de calidad. Luego, al llegar a la planta se procesaron los desechos y ahí se produjo el hidrolizado.

El hidrolizado es la transformación de las proteínas en sus componentes más básicos. Enseguida se realizaron los análisis bioquímicos para ver el perfil de aminoácidos presentes en este producto final y luego hacer una observación para conocer cuánto tiempo puede mantenerse el producto sin que se pudra. Al momento existen muestras de hidrolizado producidas hace más de un año y no se han descompuesto ni emanan un mal olor.

Eso es interesante desde el punto de vista de contaminación ambiental porque se trata de un producto que se ha mantenido a temperatura ambiente durante todo este tiempo sin que se pudra. Esto constituye un aspecto positivo para quienes viven en los alrededores de la planta, pues no tendrán el problema que genera la producción de harina de pescado, que durante el proceso emana un fuerte olor y lo mismo ocurre con el almacenamiento.

Los usos prácticos del hidrolizado

Este es el primer paso para determinar -en lo posterior- nuevas aplicaciones de este producto, por ejemplo, puede ser usado en esta fase como suplemento de alimentos de los animales. Puede ser usado como un fertilizante orgánico ya que es un coctel de aminoácidos libres que es fácilmente asimilable por las plantas.

Puede interesarte  México es el país con más vegetarianos de Latinoamérica

Otro de sus usos es el suplemento para dietas de camarones, de peces, de alimentos balanceados para mascotas, alimento para ganado, etc. Además, tiene un PH inferior a 4,4; eso quiere decir que ejerce una acción de protección hacia los animales porque al alimentarse con este producto, su tracto digestivo se acidifica y elimina cualquier bacteria patógena y previene su repoblación porque las bacterias no pueden desarrollarse en este PH, en ese sentido, la siguiente fase es cómo aplicar este producto de manera más práctica.

De hecho, en la industria acuícola del Ecuador se usan muchos hidrolizados, pero son producto de la industria atunera. La investigación que desarrolla la UCSG se diferencia de ese tipo de productos al usar materia prima fresca en donde se potencian las enzimas naturales de los peces.

Esta primera parte fue poner a punto una planta y poner la tecnología para producir y luego analizar si es que el producto obtenido cumple con los requerimientos o estándares esperados. De hecho, sí lo hace y por lo tanto la siguiente fase es aplicar la investigación y observar su acción como fertilizante orgánico para cultivos importantes en Ecuador como arroz, plátano, papas… Esto es un primer paso porque las aplicaciones a futuro son muchas. De hecho, gran parte de la industria pesquera en Alaska se centra en este tipo de estudios.

Con información de La Conversación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *